Skip to content

Bricolaje para todos: consejos para realizar bricolaje en familia

El bricolaje no es cosa únicamente de adultos, ni mucho menos para hacer en solitario. Muchos de los proyectos son mejores cuando se comparten las tareas, y más si éstas involucran la participación de los niños.


Los niños pueden participar en tu siguiente proyecto de bricolaje. Claro está que algunas herramientas manuales o eléctricas no las podrán manipular, pero sí podrán colaborar con su ímpetu, con la creatividad y la imaginación que tengan, pudiendo incluso dar soluciones que para ti eran inexistentes.

Hacer bricolaje en familia tiene múltiples ventajas, como fortalecer vínculos, al fomentar la colaboración, transmitir valores y enseñanzas a los más jóvenes, y tener experiencias reconfortantes y momentos inolvidables, materializados en un nuevo proyecto realizado.

Utilizar herramientas de calidad con prevención

Es indispensable que tengas un buen material para bricolaje. Herramientas eléctricas, manuales, de medición, todo a punto para que puedas realizar los trabajos con mucha comodidad, además, para enseñar debidamente las técnicas de trabajo a los niños.

Más allá de eso, necesitas tomar las medidas preventivas para el caso, mucho más si estás dando el ejemplo y la enseñanza a los más jóvenes:

• Realiza un mantenimiento preventivo a las herramientas antes de comenzar.

• Utiliza correctamente las herramientas, por ejemplo, el martillo, para golpear; el atornillador, para aflojar o apretar tornillos. Así inculcarás la disciplina y el rigor del bricolaje a los niños.

• Guantes, gafas de protección, usa lo que sea necesario para minimizar todos los riesgos en cuanto a golpes y lesiones.

Adapta el proyecto de bricolaje para que sea divertido

Los niños se iniciarán en el bricolaje cuando lo tomen como un juego, por eso, brinda las herramientas para que esto sea, en esencia, un momento para trabajar juntos y divertirse.

Enseña las reglas del juego, el objetivo a lograr, y cómo lo van a lograr. Es indispensable que los niños sientan que están participando, por lo que debes reconocer cada esfuerzo y logro. Para ello, asígnale tareas sencillas, pero sobre todo, que puedan tener una retribución inmediata, para despertar su interés en la faena.

Trabajar juntos

El bricolaje en familia es un momento para compartir, por eso, desde el primer momento se debe fomentar la participación activa de cada uno de los que ayudará a fabricar el nuevo objeto, o a decorar la habitación.

Cada persona debe realizar una tarea, pero siempre será mejor cuando una tarea se comparta entre dos o más personas, porque obligará a participar conjuntamente y a coordinar el trabajo, lo que reforzará los vínculos y la responsabilidad de ambos.

Decisiones en las que todos participen

La creatividad, la inventiva, la curiosidad y la imaginación, son características de la etapa de la niñez, por eso, utiliza estos elementos a tu favor, y permítele a los más jóvenes participar en la toma de decisiones.

“¿Qué color elegir para la pared?, ¿cuál es la mejor combinación para este mueble? ¿Cortinas o persianas?” Bastará con pequeñas preguntas y tomas de decisiones para que los niños no sólo participen, sino que esa participación activa fomente el interés por ver la obra realizada.

Planificar

El bricolaje puede convertirse en un buen hábito, por lo que debe planificarse. Apenas se termine el primer proyecto, se debe visualizar el siguiente, desde el lugar hasta los materiales que se utilizarán. Eso les permitirá integrarse familiarmente alrededor de una actividad que requiere de esfuerzo y coordinación, pero también les permitirá tener mejores espacios en casa, mejorados con sus propias manos.

Algunos trabajos de bricolaje exigen de mucha entereza y concentración, además de implicar la utilización de herramientas que pueden ocasionar graves riesgos si se usan mal. Pero, a nivel general, son muchas las actividades de bricolaje que se pueden compartir con los niños, incentivando su participación y premiando su esfuerzo, situación que se extrapola para el resto de los miembros de la familia.

Por esas razones, la próxima vez que tengas un proyecto de bricolaje en mente, o incluso si ahora mismo estás en medio de alguno, considera hacerlo en familia.