Skip to content

Código LEI: qué es y por qué hay que utilizarlo

Se trata de un identificador legal que se utiliza dentro del sector financiero, con el fin de tener un número con el que reconocer, tanto a empresas como personas que desarrollan su actividad dentro de dicho sector. Gracias al uso de este identificador, se pueden llevar a cabo todo tipo de acciones financieras a lo largo de 12 meses.

Es evidente que el financiero es uno de los sectores más complicados que existen, debido a que su principal herramienta de trabajo son todas relacionadas con el dinero o las inversiones. En cualquiera de los casos, es importante decir que hoy en día, tanto en España como en un gran número de países son muchas las empresas y trabajadores que forman parte de este sector y que, por tanto, desarrollan su actividad dentro del mismo.

Teniendo en cuenta la gran variedad de herramientas financieras que existen y la importancia que tiene el capital en este sentido, no es de extrañar que ciertos organismos oficiales hayan decidido regular toda esta actividad, con el fin de que no se den situaciones de fraude o se ocasionen graves problemas a la larga. Así, surge el código LEI, que corresponde a Identificador Legal de Entidad, es decir, un código que es obligatorio para este tipo de entidades y profesionales, de carácter individual y totalmente intransferible. Un código que tiene como principal objetivo reconocer las empresas y personas que llevan a cabo sus actividades dentro del sector financiero, con el añadido que, una vez que lo tienen, puede utilizarse en buena parte del mundo.

Código LEI: qué es y por qué hay que utilizarlo

¿En qué consiste este código?

Lo primero que hay que decir al respecto es que este código está formado por unos 20 símbolos diferentes, siendo totalmente obligatorio, puesto que, entre otras cosas, este código hace de función representativa.

Sabiendo la obligatoriedad del código, hay que decir que cualquier empresa o persona que desarrolle este tipo de actividad, necesita tener su propio LEI. Para ello, deben llevar a cabo la solicitud del mismo con el fin de poder realizar sus acciones de manera legal en todo momento. Una vez que se ha llevado a cabo la solicitud correspondiente, es importante tener en cuenta que el código tiene validez anual y, cuando se caduque, se podrá renovar fácilmente.

Si bien es cierto, tanto empresas como trabajadores pueden solicitar el código por cuenta propia, teniendo en cuenta que hay que dar algunos pasos burocráticos, lo mejor en estos casos es contratar los servicios de profesionales que lleven a cabo la gestión de la mejor forma posible. En este sentido, hay que destacar a España LEI, agente oficial de registro que ofrece este tipo de servicios en el país, a través de su sitio web espanalei.es. Además, hay que añadir que esta entidad ha empezado a ofrecer paquetes de renovación de LEI lo cual permite a las entidades legales renovar los LEI automáticamente durante los próximos 5 años.

Entre otros datos importantes sobre el código, hay que mencionar que su coste es de en torno a 50 euros anuales, si bien es cierto, la cantidad final puede variar en función del paquete que se haya contratado.

Por su parte, es esencial comentar que España LEI está totalmente reconocida por la GLEIF, o lo que es lo mismo, la Global Legal Entity Identifier Foundation, lo que se traduce en poder ofrecer sus prestaciones en un gran número de países de todo el mundo, entre los que se incluye Alemania, puesto que la entidad cuenta con dominios específicos según el país o región en el que se quiera solicitar o renovar el LEI que corresponda.

¿Por qué es importante la GLEIF?

En relación al código LEI y el sector financiero, hay que decir que la GLEIF es uno de los organismos más importantes, sabiendo que su principal función es velar porque cualquier tipo de operación financiera que se realice, se lleve a cabo de manera transparente, sabiendo que, en la actualidad, son muchos los mercados financieros que están disponibles para poder invertir.Hay que decir que la GLEIF toma un gran peso en todo esto, ya que fue creada por el Consejo de Estabilidad Financiera, organismo que regula todas estas actuaciones tanto en España como en la gran mayoría de países que forman parte de la Unión Europea.