Skip to content

Cómo renunciar

Si estas pensado renunciar en tu trabajo, no lo tomes a la ligera. Existen muchas formas de hacer sin quedar mal y más aun si has gozado de un buen historial de trabajo. Tal vez tengas otro trabajo en mente o ya no estés conforme con las condiciones de trabajo actual, debes pensar en cómo renunciar y a continuación te mostramos como hacerlo.

Renunciar es un proceso que lleva tiempo

En primer lugar, hacer una renuncia laboral es algo que lleva tiempo. Éticamente no es correcto dejar de trabajar de un día para otro, por eso debes aplicar algunos consejos para hacer una buena renuncia.

¿Por qué decirnos que debes hacer una buena renuncia? Porque no es tan fácil como lo muestran en las películas. No es gritarle a tu jefe y salir por la puerta. Aunque no lo creas, esto también requiere de ética profesional y mostrar tu formación como persona en alto.

Afortunadamente, hemos elaborado una seria de consejos que te pueden ser útiles a la hora de hacer una renuncia. Este proceso que llevara unos días o más, dejará en claro lo profesional que eres y hablará bien de tus logros y actitudes.

Cómo renunciar

Revisa el contrato laboral antes de renunciar

Antes de cualquier renuncia es importante revisar el contrato laboral que posees, lógicamente si has firmado un contrato debes saber lo que firmaste por eso releerlo te dará los términos correctos para la renuncia.

Un contrato puede tener un lapso de tiempo determinado, si ya está vencido o está por vencerse es buen momento para renunciar. Asegúrate de que el acuerdo no esté sujeto a confidencialidad pues deberás tener más cuidado en dar a conocer las condiciones laborales.

Si ese es el caso, no reveles que te vas de la empresa porque tienes una  mejor propuesta o te vas con la competencia. Tampoco debes revelar información única de la empresa pues podrán perseguirte como prófugo o trafico de información.

Para saber como renunciar debes controlar las emociones

Otra cosa es controlar tus emociones, estas no son las más indicadas para este tipo de cosas. Si estas mas decido y evitas dejarte llevar por rabia, tristeza o indignación dejarás claro lo profesional que eres.

Aunque odies tu trabajo, no caigas presa de las emociones respira hondo y cuenta hasta 10. Algo que puede ayudarte, es no contarle a tus compañeros que piensas renunciar y mucho menos las razones o la inconformidad, esto podría llegar a oídos de tu jefe y sería malo para tu reputación.

Fíjate una fecha, día y hora para presentar la renuncia. Así estarás más decidido y no afloraran tanto las emociones. Piensa en que ese es tu día y nada debe impedírtelo, proponte un lapso de tiempo razonable para prepararte al presentar la renuncia.

Habla en privado con el jefe

Por último, tenemos que es importante habla con el jefe. No trate este asunto con otros superiores o un supervisor. Solicita una cita o dile a tu jefe que hablaran en privado, así serás más profesional y la renuncia será más clara.

Como ya lo hemos mencionada, habla de forma clara, no te excuses o no culpes a otros esto no tiene importancia en una renuncia. Mientras un contrato lo permita, deja claro que has cumplido con cada una de las condiciones.

Si haces todo esto tendrás éxito en la renuncia de un trabajo y no quedaras mal ante tu jefe, que de hecho podrá hacerte una buena referencia para futuros trabajos.