Skip to content

Cómo trabajar bajo presión

El trabajo, las tareas, decisiones, tiempo… todo puede volverse un caos si es bajo presión y más si no te encuentras acostumbrado a estar siempre bajo presión.

Si deseas conocer las maneras de cómo trabajar bajo presión y los principales factores que debes elaborar, a continuación te mostraremos las 5 mejores formas de trabajar bajo presión sin perderte en ello.

Cómo trabajar bajo presión

El factor “Bajo Presión”

La frase “Bajo presión” no siempre quiere decir que tengas a un jefe encima, que sus trabajos sean exigentes o que siempre alguien te debe estar gritando para que hagas las cosas bien.

También, trabajar bajo presión es tener muchas cosas acumuladas para realizar en el día y que las circunstancias cambien y ahora deba realizar más trabajo de la cuenta, o ir haciendo un trabajo y estar al mismo tiempo pensando como comenzarás el siguiente.

Solamente basta con tener muchas cosas en la mente para decir que estás trabajando bajo presión. Lo mejor en esos casos es tener una buena planeación de las actividades que quieres realizar en el día con un seguimiento de las mismas, para que estas se desarrollen con éxito en el transcurso del día.

Mantén la calma

Como ya mencionamos anteriormente, las circunstancias del momento pueden cambiar y hacer que nos sintamos más bajo presión de la que estábamos. De tal manera, que cuando realices las actividades mantente calmado, sin derrumbarte.

Ya que si surge algún imprevisto, puedas combatirlo con total éxito y estar preparado para todo lo que pueda suceder.

Tener control

Claramente, como humanos no podemos tener el control de todo lo que hacemos, pero si podemos controlar lo que debamos a hacer después de pasar algún imprevisto. Si en algún momento todo se descontrola o se añaden trabajos extras a lo que tenias planeado, solamente deberás organizarte, planear y priorizar.

Para ello, comienza identificando porque es urgente lo que debas hacer  continuación. Segundo, organiza todas las tareas pendientes para que finalices lo cuanto antes con ellas y para finalizar, atiende de manera equilibrada todo lo que necesitas hacer.

Confía y se positivo

Aunque no parezca, el que tengas confianza en ti mismo, una muy buena resilencia del trabajo y pienses de manera positiva será mucho más importante que las herramientas que necesites para realizar tu trabajo.

Al momento de sentirte bajo presión, recuerda tener una actitud de alegría y confianza en ti, de que puedes realizar todo lo que te propones sin haber montaña que no puedas pasar.

Es cierto, que saber en las circunstancias que te encuentras trabajando pueden robarte el gozo, no obstante recuerda tu objetivo y que si lo alcanzas valdrá la pena y será mejor que todo lo malo que paso.

Conoce tus límites antes de trabajar bajo presión

La mayoría de las veces nos sentimos capaces de realizar todo lo que nos proponemos y que el rebasar los límites nos creará más satisfacción de la que creíamos. Sin embargo, esto es un tema muy erróneo porque el exceso de trabajo acarrea enfermedades físicas y emocionales.

Por otro lado, crea alteraciones entre la persona y lo que deba entregar, a su vez desviándolo de lo que se encuentra haciendo. Así que, te aconsejamos a decir “No” aciertas tareas cuando ya te sientas ahogado, aprende a conocer tus limites.