Estudie un doctorado, definitivamente no es rentable en México de ninguna forma. Por lo menos es mi experiencia hasta el momento. Pero, ¿A qué se debe?, a diferencia de otros países, y esto lo digo con base en la investigación que he realizado por diferentes medios de otros lugares, y sobre todo en naciones de primer mundo. La persona que logra concluir un nivel educativo de este alcance, en principio se le ve de otra manera, se le reconoce el esfuerzo, se le valora, sobre todo, se le abren las puertas en el campo laboral correspondiente, y esto es, porque se hace caso al eslogan de que la educación es fundamental para el desarrollo del ser humano, de la sociedad, de las naciones, del mundo. Es lógico que a mayor preparación educativa y profundidad en el estudio de cualquier área de conocimiento, mayor aportación podrá hacer el doctor en esa área del conocimiento, y esto es lo que se hace en esos países que comento, las empresas públicas y privadas se están peleando por contratar a estas personas, que la mayor parte de su vida la han dedicado a prepararse académicamente, sin importar los salarios que habrá que pagarles y es que las mismas empresas saben que tarde o temprano les será redituable porque se lograrán mejores productos y servicios para la misma sociedad. Tristemente, en México no es de está manera, para los doctores que logran encontrar un puesto como docentes, investigadores o en algunas empresas privadas con sueldos que podríamos decir aceptables, varios de ellos es por recomendación o lo que en México se le llama palancazo, sin embargo muchas de estas personas que le han dedicado toda su vida al estudio de algún área en particular y que han invertido dinero, tiempo, esfuerzo, familia, etc. etc. no son aceptados en los puestos correspondientes. Estoy 100% de acuerdo con lo que se comenta, en el sentido de que las empresas mexicanas, públicas o privadas no ven en los doctores personas altamente capacitadas que podrían aportar y transformar para bien las mismas empresas, sino como un obstáculo que puede interferir en los propósitos de los propios empresarios o en el caso de las empresas o instituciones públicas a alguien que puede hacerles ruido y perjudicarles a la larga, esa es la realidad. Entonces el doctorado que estudié, en lugar de convertirse en un factor para que los directores, rectores, o empresarios que tengan que ver con el ámbito educativo que es en donde estoy preparado me contrataran y me dieran oportunidad de mostrar lo que puedo realizar y aportar, se convirtió en un obstáculo para contratarme. Quiero comentarlo para que las personas que piensan realizar un doctorado en México, lo analizen y lo reflexionen detenidamente.

Responder