Skip to content

Créditos de liquidez, una vía de financiación que se extiende más allá del mercado inmobiliario

Un crédito hipotecario es el dinero que los bancos y las entidades financieras prestan a los clientes para adquirir bienes y servicios, principalmente casas. El cliente se compromete a devolver ese dinero de manera periódica mediante cuotas fijas y periódicas fijadas en un plazo determinado. Es también frecuente para los créditos hipotecarios se utilice un aval como respaldo que suele ser otro bien inmueble.

Todo este proceso conlleva variables que van a depender de la cuantía prestada, los intereses acordados, el plazo de amortización y cuestiones como el periodo de carencia, la rapidez en la que se puede disponer del crédito y la profesionalidad de la entidad financiera a nivel de asesoría.

Pues bien, los créditos hipotecarios tienen una alternativa, al menos en el aspecto nominal, que son los créditos hipotecarios de liquidez, que son aquellas vías de financiación que se solicitan para acciones que no son siempre la compra de un bien inmueble.

Créditos de liquidez

¿Cómo funcionan los créditos de liquidez?

A través de esta vía de financiación se puede responder ante cualquier proyecto, ya sea obtener liquidez para el día a día, realizar grandes inversiones a nivel empresarial o iniciar la expansión internacional de un proyecto.

El crédito de liquidez se consolida como una de las fórmulas más cómodas para obtener dinero de manera rápida. Sin embargo, el requisito más reseñable en esta vía de financiación es que es necesario ofrecer un bien inmueble como aval.

De esa manera, cualquier persona puede solicitar un crédito hipotecario de liquidez, pero para ello hay que corroborar una fuente segura de ingresos y avalar con un inmueble. En ese caso, el banco o la entidad financiera en cuestión ofrecen al interesado un financiamiento que se corresponde con un porcentaje entre el 50 y el 70% (habitualmente) del valor del inmueble avalado.

El crédito con garantía hipotecaria se recomienda para operaciones del tipo empresarial o de negocios en las que se prevé obtener un mayor rendimiento, pues eso significará que se van a poder devolver los intereses del crédito sin generar perjuicio a la situación financiera.

¿Son una buena herramienta para la financiación de las pymes?

Las pymes, las pequeñas y medianas empresas, aportan el 72% de los empleos en México y cumplen un rol fundamental para la inclusión social, un papel muy relevante en la cadena de la actividad económica y en el desarrollo regional y local.

La situación provocada por la pandemia está obligando a muchas de ellas a interesarse por estas herramientas de financiación, pero en el caso de optar a ellas hay que tener en cuenta un aspecto clave, los créditos hipotecarios conllevan riesgos como el de perder el bien inmueble puesto como garantía.

En caso de acudir a un crédito de liquidez hay que estudiar previamente la situación de la empresa y solicitar la financiación solo en el supuesto de que se vaya a poder devolver el dinero en el tiempo pactado.

En este último año de pandemia, las pymes mexicanas, y en toda Latinoamérica en general, se han comportado como organizaciones con gran capacidad para hacer cambios en las estructuras de sus negocios. De hecho, aquellas organizaciones que lograron adaptarse a la situación cambiante se han adaptado mejor a las dificultades económicas sobrevenidas.

Mejor trato al cliente, ventaja competitiva frente a las grandes empresas

El estudio CX Trend 2021 elaborado por Zendesk muestra que un 65% de los representantes de pymes afirmaron que como resultado de la Covid 19 se ha producido un aumento en la importancia de la agilidad en el trato al cliente.

Este indicador se suma a la propia importancia que dan los clientes al servicio prestado por las pymes. El 67% de ellos en toda Latinoamérica sostiene que solo una mala experiencia podría significar el cambio a un competidor. En este sentido, el dinamismo, la agilidad y la capacidad de innovación de las pymes puede resultar esencial para adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado.

La posibilidad de brindar experiencias con atributos únicos y mejorar el servicio con los compradores resulta una ventaja competitiva frente a las grandes empresas, pues las pymes pueden afrontar cambios más rápidos que las entidades de mayor tamaño.

¿En qué dedicar un crédito de liquidez?

Conociendo ya cómo funcionan los créditos de liquidez y entendiendo que se pueden destinar a otras inversiones más allá de adquirir una vivienda, la pregunta que nos hacemos es, ¿cuáles son esas oportunidades?

La más frecuente es promover el crecimiento empresarial. De hecho muchos indicadores muestran que algunos sectores en México tienen por delante un panorama muy atractivo. Bernardo Silva, CEO de Yave.mx, mantiene que muchas personas y familias solicitarán créditos hipotecarios y de interés debido a las tasas y ventajas que se presentan en la actualidad. Las empresas Fintech están otorgando más y mejores beneficios a los usuarios y eso se muestra igualmente en la contratación de un seguro. En México, no existe aún una cultura muy creciente de la prevención, pero no cabe duda de que los beneficios de un seguro de gastos permiten a los trabajadores enfocar con más garantías su día a día.