Skip to content

El boiler de gas revoluciona el mundo del calentador y frena el Cambio Climático

Quién hubiera dicho al pintor londinense Benjamin Waddy Maughan que, cuando patentó el primer calentador de agua de la Historia, en 1868, el consumo desmedido de gas iba a ser una amenaza para el planeta, por las emisiones de CO2. Sin embargo, a grandes males, grandes remedios: el boiler de gas es la solución perfecta para ahorrar hasta un 80% de gas y tener agua caliente al instante.

El boiler de gas revoluciona el mundo del calentador y frena el Cambio Climático, porque reduce hasta en un 80% el consumo de gas y hace posible tener agua caliente al instante. Es imprescindible para la vida diaria y es, asimismo, uno de los inventos más importantes del hombre. Proporciona comodidad, posibilita el cuidado del aseo personal y de la higiene.

El boiler de paso calienta el agua al instante para ducharnos y otras muchas tareas del aseo personal, la higiene y el cuidado doméstico. Pero esto no ha sido siempre así. Hasta hace un siglo y medio, sólo los más afortunados podían calentar agua en su hogar con de leña o carbón, utilizando un recipiente que servía igual para cocinar.

El boiler de gas revoluciona el mundo del calentador y frena el Cambio Climático

Los orígenes

En la Antigüedad, Heródoto explicaba que, para tomar un baño caliente, el mejor método era verter agua sobre piedras calientes. Los romanos, hace dos mil años, tenían en sus baños termales un lujo exclusivo de las clases más altas. En el mundo islámico inventaron el hammam. Un baño de vapor húmedo inspirado en las estas termas romanas.

Siglos después, el aristócrata naturalista y geólogo​ suizo Horace de Saussure inventó, en 1767,  “la caja caliente”: una caja acristalada por la que entraban los rayos del sol hacia su interior, todo pintado de negro –salvo la cara de cristal– y con material aislante que retenía el calor. Se alcanzaban temperaturas de hasta 109º. Hoy lo más parecido es la sauna.

Esta “caja caliente” era, en realidad, el primer colector solar de la Historia de la energía solar térmica. A Horace de Saussure no se le​ conoce hoy por este invento tanto como por ser el precursor del alpinismo.

El boiler

En 1868 Benjamin Waddy Maughan patentó el primer calentador de agua instantáneo para uso doméstico. Lo bautizó como Geyser, por los chorros de agua caliente que salen de la tierra. Permitía que el agua fría en la parte superior del tanque fluyera sin problemas a través de las tuberías calentadas por los gases de la combustión de un quemador en la parte inferior.

Pero era peligroso, porque no había chimenea para eliminar los gases en la habitación donde el equipo estaba instalado.

El primer boiler de gas

Tal y como lo conocemos hoy en día, el boiler de gas de paso es obra del ingeniero noruego Edwin Ruud. Se inspiró en Maughan y, doce años después, en 1880, patentó el primer calentador de agua a gas con tanque de almacenamiento automático.

Hoy existen multitud de tipos de calentadores, en función del tipo de combustible con el que funcionan y de si acumulan agua para un uso posterior o es un boiler de paso.

Tipos de boiler de paso

Calentadores instantáneos de gas. Funcionan con un sensor de flujo que se activa sólo cuando detecta la circulación del agua. Una vez que el grifo está cerrado, el sensor apaga y cierra la válvula del gas. Ahorra gas.

Pueden suministrar agua caliente durante grandes periodos de tiempo sin interrupción, con gas natural, propano o butano.

Acumuladores eléctricos o termos. Su funcionamiento se basa en un tanque donde se calienta el agua con una resistencia eléctrica y se almacena para un uso posterior. Tienen la capacidad de llegar hasta 70° C. Pueden acumular desde 15 litros y hasta 300 litros.

Acumuladores de gas. Están diseñados para abastecer varios puntos, por lo que son comunes en instalaciones deportivas, pequeños hoteles, campings, etc… Un tanque interno calienta el agua con una resistencia eléctrica y la almacena para un uso posterior.

Instantáneos eléctricos. Funcionan con un sensor de flujo que activa la resistencia eléctrica cuando detecta la circulación del agua. Con el grifo cerrado se apaga. Su consumo eléctrico es elevado. Son un 40% más pequeños que los de gas, pero no requieren ventilación.

Termosifón. Es un equipo que aprovecha la radiación solar para calentar agua contenida en un depósito, gracias y un captador solar térmico. No necesita de otras fuentes de energía.

Bomba de calor para ACS – Aerotermia. Está formada por un acumulador de agua vertical que, en su parte superior, tiene una bomba de calor aire-agua. Ésta calienta el agua fría mediante un serpentín condensador en el acumulador. El evaporador toma aire del local donde se instala o de un local anexo. Su clasificación energética es A+.