Skip to content

El viaje de intercambio estudiantil: valioso aprendizaje para el resto de la vida

Más que una diversión o una nueva aventura, realizar un viaje de intercambio estudiantil es una oportunidad de aprendizaje, no solo académico, sino para toda la vida. Es importante tener en cuenta algunos aspectos fundamentales durante la planificación, como contratar un buen seguro internacional y tener toda la documentación necesaria al día.

Un sueño o meta que muchos jóvenes se han proyectado, es realizar un viaje de intercambio estudiantil, quizás motivados por lo que consideran será una aventura, un cambio de ambiente, y el hecho de conocer nuevos lugares y personas.

Pero más allá de la visión juvenil más orientada al aspecto recreativo que se pueda tener, realizar un viaje estudiantil tiene muchos más beneficios, que impactarán directamente en el crecimiento personal, incluso en la visión de vida de la persona, la cual podrá cambiar notablemente después de esta experiencia. 

El viaje de intercambio estudiantil: valioso aprendizaje para el resto de la vida

Algunos aspectos importantes a considerar

Para que realmente el viaje sea de provecho y no se presenten inconvenientes difíciles de resolver, hay que tener en cuenta algunos aspectos fundamentales durante la etapa de planificación. 

Uno de los más importantes es contratar un buen seguro de viaje internacional, lo cual permitirá que la persona pueda disfrutar la experiencia sin preocupaciones y con la tranquilidad de estar protegidos ante acontecimientos o eventos imprevistos. 

Por lo general, las empresas aseguradoras ofrecen diversos planes que se adaptan al tipo de viaje a realizar. La mayoría incluye aspectos básicos, como gastos médicos ante emergencias, responsabilidad civil en el extranjero, robo o extravío del equipaje y cancelación del viaje.

En el caso de viajes de intercambio, generalmente, contar con un seguro estudiantil es un requisito obligatorio, ya que las instituciones educativas que reciben a estudiantes del extranjero exigen una copia de la póliza de seguro del alumno al momento del ingreso.

Es esencial que el seguro, obviamente, disponga de cobertura internacional, y tenga incluidos gastos mayores y menores, teniendo en cuenta que enfermedades como gripes y afecciones estomacales son comunes en los estudiantes.

Otros aspectos importantes a considerar son: tener alguna noción del idioma del país de destino, en el caso de que no sea hispanohablante; tener al día toda la documentación requerida, tanto para entrar al país, como en la institución donde se piensa cursar estudios; tener al día las vacunas y saber si el país de destino exige alguna en particular.

Lo mejor al viajar de intercambio 

Son muchas las ventajas de hacer un viaje de intercambio estudiantil. En primer lugar, propiamente el hecho de viajar representa una oportunidad de aprender, pero cuando se trata de un intercambio estudiantil se desarrollan aún más habilidades, al tratarse de un ambiente en el que el joven sale de su zona de confort, donde debe gestionar por sí solo su economía y resolver diversos problemas sin tener el apoyo del entorno que ha tenido toda la vida.

Todo esto forma parte de un aprendizaje que va mucho más allá de lo meramente académico, lo que también, obviamente es importante. Todas estas enseñanzas quedarán para el resto de la vida y serán muy útiles cuando se presenten situaciones desconocidas que se deban afrontar con madurez y capacidad de resolución.

Cuando el país de destino tiene un idioma diferente al propio, este aprendizaje es mucho más valioso. Aunque se tengan nociones de una lengua distinta, nada mejor que vivir en el país donde se habla, para aprenderla como un nativo más. No hay otra salida que aprender el idioma para hacerse entender y poder interrelacionarse de manera independiente.

Conocer a otras personas y culturas cambia totalmente la perspectiva del mundo, y esta es otra ventaja. Aparte del aprendizaje académico, en un viaje de intercambio, el estudiante obtiene nuevas visiones de la vida en diferentes ámbitos: social, cultural, económico, político y más. De igual manera, realizar un viaje de este tipo, por todas las oportunidades de aprendizaje que tiene, es un buen punto a favor en cualquier currículum, el cual sin duda, será un buen aspecto a valorar en la selección para un puesto de trabajo.