Skip to content

Guía para principiantes: cómo manejar un dron

Los drones han acaparado la atención de los grandes y chicos. La razón es que estos pequeños vehículos voladores controlados de manera remota son súper versátiles y entretenidos. El único inconveniente suele ser que pocas personas saben cómo manejar un dron.

Si bien manejar un dron no es difícil, se necesita un poco de práctica. Pero, antes de intentarlo, es importante conocer algunos secretos para aprender a controlarlo y así evitar accidentes.


¿Cómo manejar un dron?

Es crucial tener en cuenta que, a la hora de querer aprender a controlar un dron, lo que se recomienda es dirigirse a un espacio abierto en donde no haya obstáculos y personas, a fin de evitar accidentes. Además, lo ideal es que sea un lugar con pasto, así en caso de tener que realizar un aterrizaje forzoso el aparato sufrirá daños menores.

Antes de empezar a volar, lo primero que hay que hacer es tomarse el tiempo de conocer los mandos que ofrece el control. La mayoría cuentan con dos palancas: una que permite controlar la velocidad y otra que se utiliza para subir y bajar el aparato.

Además, suelen tener dos botones principales: para los movimientos gruesos y para los finos. Éstos ayudan a tener un mejor control sobre los desplazamientos que se quieran lograr.


Ahora que se conocen las partes esenciales de los controles, llega el momento de responder cómo manejar un drone. En primer lugar, se tiene que ir empujando levemente el acelerador para que las hélices se comiencen a mover. Lo ideal es practicar varias veces el despegue y el aterrizaje antes de aventurarse a volar.

Hay que tener siempre en mente que, para que el drone se mantenga flotando, es necesario mantener apretado el acelerador. Mientras que, para moverlo de un lado a otro, hay que maniobrar la palanca de movimiento.

Lo importante es ir paso a paso

La emoción de manejar un drone es inigualable. Esto hace que cuando se le agarra un poco la mano, se quieran probar nuevas cosas. Pero, es importante ir despacio en los comienzos, para evitar accidentes que puedan dañar el aparato.


Al principio, lo recomendable es manejarse solamente con patrones lineales. Esto quiere decir volar únicamente hacia adelante y hacia atrás, sin ir a los costados. La idea es ir probando velocidades tanto en el despegue y aterrizaje, como en el desplazamiento.

Una vez que ya se tenga ese aspecto bien controlado, será momento de comenzar a implementar patrones circulares o cuadrados que permitan ir desplazando el dron por todo el lugar.

Poco a poco, será momento de ir probando nuevos movimientos tales como los giros de 360 grados, que se los conoce con el nombre de ‘guiñada’, o el ‘cabeceo’.

Lugares a evitar

Un error muy común suele ser elegir entornos no adecuados para el uso de drones. Si bien estos consejos pueden parecer bastante obvios, siempre es mejor recordarlos. Se recomienda:

  • No utilizar el dron cuando las condiciones climáticas no son las ideales.
  • Evitar pasar por zonas arboladas, cerca de árboles y de agua.
  • Verificar el nivel de la batería antes de iniciar el vuelo. Y checarlo siempre cada tanto. No hay que confiarse.
  • Alejarse de las multitudes.

¡Todo a su tiempo!

Aprender a manejar un drone requiere de paciencia y práctica. El secreto es no ponerse presión para lograr ciertas habilidades y disfrutar del proceso.

La paciencia y perseverancia son claves para ir mejorando los movimientos, esto permite que casi de manera natural se vayan incorporando nuevas destrezas.

IMÁGENES UNSPLASH