Skip to content

La leyenda de la mano peluda

7 junio, 2019
3.8
06

Desde hace muchos años se originó la leyenda de la mano peluda, para la cual tenemos que remontarnos a 1908 la ciudad de Puebla, si eres un habitante de esta bella ciudad, sabrás que existen abundantes casas de empeño a las que los lugareños se refieren como Montepíos. Lo típico es que sean operadas por grandes usureros, uno muy reconocido es el señor Villa al que también conocen como “Horta”, bajito de estatura y con una notoria calvicie, gordito y con abundante vello por todo su cuerpo, tiene un gran apego por anillos muy vistosos, grandes y gruesos con hermosas piedras preciosas que rodean sus dedos y junto con su adorada esposa a la que apodan “la gangosa”, tienen a su cargo un Montepío.

Esta pareja que operaba el Montepío era muy exitosa. Y no era para más, tanto así que jamás en la vida se les escucho de alguna obra piadosa que hiciera por sus clientes o incluso amigos o conocidos, tanta era su fama con la rectitud del negocio que a todas las personas que pasaban por su negocio, se les escuchaba decir, “Qué se te seque la mano”.

La leyenda de la mano peluda

La leyenda comenzó con la muerte de Horta y que fue en ese momento que los deseos de la gente se cumplieron, finalmente se le seco la mano.

Se publicó una nota sobre la Mano Negra y Peluda en un periódico muy famoso de Puebla, llamado “El Duende”, tenía relación con la mano del usurero Horta, en la entrevista que se realizó al sepultero, este menciono que veía como del sepulcro salía una mano llena de lujosos anillos con gemas preciosas.

Se dice que todos los días a altas horas de la noche, se veía una mano que se movía por los muros del cementerio de San Francisco, tal que se veía muy siniestra y espectral, como si de una tarántula se tratara, movida por algo maligno y sobrenatural con uno deseo de abalanzarse sobre su víctima, esperando subir hasta su cara a la altura de sus ojos y arrancárselos para finalmente bajar hasta el cuello y asfixiar a su víctima al estrangularla, ya satisfecha la mano peluda, finalmente regresar a su tumba y continuar con su descanso al lado de los otros muertos.

Un tiempo se escuchó con mucha frecuencia hablar sobre avistamientos de la mano peluda, hasta que un día ya no se escuchó prácticamente nada.

Han pasado muchos años y aún hay personas que atestiguan haber tenido avistamientos con la mano peluda, la cual describen como si se tratase de arañas deformes negras, con abundante vello que intentan jalar a sus víctimas y que suelen estar acechando debajo de la cama.

Se describe también como una fuerza sobre natural y siniestra capaz de jalarte, aunque se le haya parecido a una tarántula, se puede apreciar perfectamente como esta está cortada a la altura de la muñeca, llena de vello y negra, hay quienes le conocen también como la mano pachona, y tú ¿has escuchado hablar de la mano peluda?

Autor: Eduardo Sánchez

Lugar: Puebla