Skip to content

Las enormes ventajas de tener un buen calzado

Por lo general, la mayoría de las veces, cuando se va a comprar zapatos en lo único que se suele prestar atención es en la estética, dejando de lado algunos factores que son fundamentales para cuidar la salud de los pies.

La mala elección de los zapatos puede traer consecuencias negativas a largo plazo. Es por esto que es crucial, antes de concretar una nueva adquisición, tener en consideración la calidad de los materiales con los que son confeccionados, el tipo de horma y la resistencia que brindan.

6 características que debe tener un buen zapato

Al momento de elegir zapatos de moda, más allá de fijarse en el color y en el diseño, es importante que cumplan con ciertas características para asegurarse de tener los pies protegidos y evitar todo tipo de accidentes o daños a la salud. Algunos de los puntos claves son:

1. Tienen que ser flexibles

¡Si, flexibles! Es fundamental que copien los movimientos de los pies para cuidar las articulaciones y evitar que se lastimen con el correr del tiempo. Se deben evitar los materiales firmes y rígidos.

2. El tipo de suela

La suela se tiene que adecuar al tipo de uso que se le dé a los zapatos. No es lo mismo un calzado para ir a trabajar, que uno para hacer trekking.

Lo que sí deben de tener en común todas las elecciones, es que sus suelas deben brindar el agarre adecuado sobre las diferentes superficies, a fin de evitar resbalones y caídas.

3. Materiales de buena calidad

Unos buenos zapatos van a evitar el sudor de los pies y, como consecuencia, no van a provocar malos olores. Esto no se trata simplemente de algo superficial, sino que de esta forma de evitar hongos e infecciones.

4. Seguridad en cada paso

El calzado tiene que brindar seguridad para moverse con libertad. Para eso es necesario que tengan el diseño adecuado y la estructura correcta.

¿Cómo se logra esto? Con piezas que sean confortables por dentro y que tengan la suficiente rigidez por fuera. Sobre todo, en materia de calzado deportivo.

5. La comodidad ante todo

Es indispensable elegir un modelo que sea adecuado para el tipo de pie que se tenga. Con esto, se hace referencia que no tiene que apretar en ninguna zona.

Un error muy común suele ser comprar zapatos que quedan demasiado ajustados en los dedos o que quizás no son del largo adecuado. Siempre lo mejor es probar distintos números antes de comparar.

6. Elegir el modelo según la ocasión

Hay que aprender a escoger el calzado adecuado según el uso que se le vaya a dar. Y es que si bien, hay opciones que pueden ser versátiles, no todos los zapatos se deben de utilizar para todas las actividades.

Por ejemplo, para trabajar lo ideal es adquirir zapatos de trabajo que brinden la protección necesaria en caso de accidentes. Mientras que, para hacer ejercicio, se debe de tener la suela indicada para proteger las articulaciones y evitar posibles dolores.

La moda para zapatos de mujer

Se puede decir que hoy en día la tendencia en cuanto a zapatos de mujer se inclina más por los modelos bajos, como las flats. Los tenis deportivos también se han convertido en perfectos aliados para usar durante todo el día, tanto con ropa para hacer ejercicio como para combinar con trajes para ir a la oficina.

Esto es una buena noticia a la hora de hablar de salud, ya que usar tacones muy altos durante tiempos prolongados puede ser perjudicial para el cuerpo. De hecho, no se recomiendan zapatos con tacones de más de tres centímetros para el uso diario. Sin embargo, ¡no están prohibidos! Como todo en la vida hay que saber encontrar el equilibrio.

IMÁGENES: UNSPLASH