Skip to content

Leyenda de la dama de blanco

9 junio, 2019

La dama de blanco surgió en un pueblito pequeño lleno de creencias en mitos y leyendas, en el, habitaba Felipe, quien no creía en cosas sobrenaturales, él había decidido que en cuanto tuviera posibilidad de irse, saldría de este pueblo donde solo se esparcían chismes y rumores.

Felipe era una persona que disfrutaba de su soltería, con una y otra mujer, hasta que un día se reencontró con una mujer muy bella, la cual ya conocía desde su infancia, salieron un tiempo, la chica se enamoró, pero en una de esas ocasiones, la mujer salió embarazada, razón por la que se vieron obligados a contraer matrimonio, meses más tarde, perdieron al hijo que llevaba en sus entrañas, por lo que, para la mala suerte de Felipe, quedo en medio de un matrimonio que nunca había querido.

La esposa de Felipe se desvivía por él, lo entendía como un príncipe, sin embargo, el retomo su vida de mujeriego, incluso era un cliente recurrente del burdel del pueblo. Por otro lado, Felipe trabajaba en el campo, cosechando los frutos de temporada para irlos a vender a un pueblo cercano, algunas veces regresaba muy tarde, por encontrarse con alguna mujer, se venía manejando prácticamente de noche por senderos bastantes oscuros.

Leyenda de la dama de blanco

Un día, cuando Felipe venía de vender sus frutos y las mancillas marcaban la 01:00 AM, vio a lo lejos, una mujer vestida de blanco, con la cabeza agachada, caminando por la orilla del camino, con lo que Felipe vio una posibilidad con ella, así que la alcanzo, se orilló y pregunto, ¿Qué haces a estas horas de la noche por este peligroso camino?, a lo que la chica respondió “voy a casa”. Él se ofreció a llevarla, a lo que la mujer acepta.

En el trayecto, Felipe le iba cuestionando algunas cosas, pero la chica se mostraba un poco evasiva, pero entre las cosas que le respondió, le decía que había encontrado a su mujer amiga con su esposo, teniendo un encuentro. Y por tal situación, sin pensarlo, salió corriendo de su casa.

Finalmente, Felipe comenzó su plan para hacerla caer, coloco su mano sobre el muslo de aquella dama de blanco, pero se extrañó, ya que estaba helado, la joven al voltear a ver esta acción, noto de inmediato el anillo de compromiso que había sobre uno de los dedos de su mano, con lo que exclamo ¡Ya veo, eres casado!, lo miro firmemente a los ojos, con una cara sumamente blanca, sus ojos expresaban una mirada tan penetrante que parecía que veían el alma del pobre Felipe, la mujer le dijo: “Sufrirás por tu traición y de aquí en adelante estarás marcado de por vida”.

Felipe muy asustado, le quito la mirada, cerrando sus ojos y sacudiendo su cabeza de un lado a otro por tal impacto por las palabras que le había dicho la mujer de blanco. Cuando volvió a abrir los ojos, noto que ya no estaba, volteo a ver para todos lados, ni rastros… Del miedo, Felipe acelero la camioneta en la que iba y una vez que había alcanzado una velocidad bastante alta, repentinamente vio a la dama de blanco atravesarse a mitad del camino, el intento esquivarla para no atropellarla, pero lastimosamente se estrelló fuertemente contra un enorme árbol y ahí perdió la vida.

A partir de ese día, se dice que la dama de blanco ronda por todo el pueblo, apareciéndoseles y castigando a todos esos hombres impuros que llevan una vida desordenado, engatusando a cuanta chica se les atraviesa.

Lo que no te había contado sobre la dama de blanco es que, después de salir corriendo tras la infidelidad de su esposo, falleció al ser atropellada a la 01:00 AM, por un conductor que iba a exceso de velocidad, el cuál no se bajó a exiliarla, sino que se dio à la fuga como comúnmente sucede, por esta razón y por tal muerte en estas circunstancias, siempre está acechando a los hombres que cometen alguna infidelidad.

Autor: Eduardo Sánchez