Skip to content

Mitos cortos de México

8 junio, 2019
4.2
20

Los mitos de México son algo que les encanta a los extranjeros, así como a los curiosos del propio país, y aunque hemos de reconocer que los mitos no son propios o únicos del país, es cierto que muchos otros países cuentas con sus propios mitos que definen su cultura, sin embargo, el país que se caracteriza por la diversidad y gran cantidad de mitos, es México.

La mayoría de los mitos de México con los que tenemos en la actualidad tiene su origen de hace muchísimos años en la época prehispánica, otra gran parte vienen de la época colonial, más, sin embargo, hay algunos que más recientes que se originaron en nuestra época actual, pero gracias a la aceptación de la gente, es que se convirtieron en mitos populares de México.

Los mejores 10 mitos de México más populares

Los mitos de México cuentan a grandes rasgos la historia de nuestro país, así como las tradiciones y cultura que nos caracteriza, México es un país muy rico en cultura y bellas tradiciones que han perdurado todo este tiempo y en gran parte, tienen un papel fundamental los mitos.

Mitos cortos de México

1. El Conejo de la luna

El mito mexicano del conejo de la luna es un clásico que le contamos a nuestros hijos para darles una breve explicación de cómo es que llegaron esas manchas que pintan a la luna.

Se dice que un día el dios Quetzalcóatl descendió a la tierra a dar un paseo, se hizo tan tarde que cuando de pronto cayo la noche, se encontraba muy cansado y con hambre, al no saber qué comer, se topó con un hermoso conejo blanco, el cual sabía que se encontraba ante Quetzalcóatl y por eso mismo le ofreció de su comida, sin embargo, este no quiso, ya que no era algo que hubiese comido antes.

Ante la negativa del Dios, el conejo le dijo que se sacrificaría para que pudiera comer, Quetzalcóatl sumamente agradecido le hizo una promesa, diciéndole que, de ahora en adelante, siempre sería reconocido ante toda la gente por ese gesto de nobleza. Se lo llevo con él y lo plasmo sobre la luna y entonces es que se ve el conejo de la luna.

2. El Águila, la Serpiente y el Nopal

Si observamos un poco la bandera de México, podemos apreciar cómo es que se encuentra un águila devorando a la serpiente, esta imagen corresponda en gran parte a la historia de México de cuando se fundó lo que conocemos hoy en día como la ciudad de México.

Según cuenta la mitología prehispánica, los aztecas se encontraban radicando en un lugar que encontraron, realizando sus actividades cotidianas, cuando de pronto recibieron un mensaje proveniente de Huitzilopochtli, diciéndoles que tendrían que abandonar su actual asentamiento para ir en busca de la tierra prometida, para guiarse y saber qué lugar sería el correcto, deberían de encontrar un nopal, en el que estuviera parada un águila, comiéndose a una serpiente.

Los aztecas sin pensarlo, se prepararon y emprendieron el viaje, no sin antes tuvieran que pasar cerca de 300 años, hasta que finalmente encontraron el lugar donde se asentaron que, denominaron Tenochtitlán.

Este pequeño relato es una más que se suman a la lista de mitos de México con más popularidad ya que narra el momento en el que se fundó nuestro querido México.

3. Quetzalcóatl

Era un dio que se caracterizaba por irradiar mucha bondad, algo muy contrario de lo que era su hermano el dios de la guerra y amante de la violencia, le tenía tanta envidia a Quetzalcóatl, a tal grado que decidió crear una historia que pudiera dejar en ridículo y humillado ante todos los otros dioses.

Al parecer el plan de su hermano había funcionado, Quetzalcóatl quedo humillado plenamente ante el resto de los dioses, con lo que no lo soporto, así que decide quemarse para dejar de existir, al parecer eso era lo que se veía, sin embargo, lo que en realidad había hecho Quetzalcóatl era prenderse fuego con el fin de bajar al infierno para poder tomar una astilla y en combinación con su sangre, crear una raza superior a la que existía en la tierra.

Este mito mexicano tan popular hizo que Quetzalcóatl terminara siendo uno de los dioses más venerados dentro de la cultura maya.

El significado de Quetzalcóatl es: serpiente emplumada

4. La llorona

Se dice que la llorona tenía 2 hijos muy pequeños a los que amaba mucho, hasta que un día el padre de ellos, decide abandonarlos, con lo que la mujer despechada y muy dolida en consecuencia, se va a un rio y junto con sus pequeños al llegar a él, decide ahogarlos. Después de salir del trance en el que se encontraba, se da cuenta del atroz crimen que había cometido y grita con un enorme dolor… Aaaay mis hijoooos, hasta que finalmente decide quitarse la vida suicidándose.

Desde entonces, casi siempre, cerca de ríos o lagos hay mucha gente que ha escuchado sus lamentos de dolor, gritando por sus hijos, desesperada.

Este mito mexicano ha tenido tanta trascendencia que incluso existen múltiples versiones de la llorona por todo el mundo, en distintos países, con la diferencia de que los elementos que componen el mito son basados en creencias mismas de los habitantes del lugar.

5. El charro negro

Cuenta la historia que había una muchachita muy guapa de nombre Adela, que su principal defecto era que le gustaba andar con un hombre y otro, haciéndolos sufrir cuando se hartaba de ellos, un día quedo de encontrarse con uno de ellos en una cita, así que se disponía a ir, pero en el trayecto se encontró a un hombre apuesto, vestido con un elegante ajuar de charro montado en un muy bonito caballo. Adela se acercó coqueteándole, hasta que el hombre la invito a dar una vuelta.

Una vez que Adela se subió, enseguida salieron llamas del charro negro y del caballo, prendiendo fuego también a Adela y la gente vio cómo se alejaban. Se dice que quien en realidad era ese charro negro era el mismísimo diablo que, ante el comportamiento que tenía esta muchachita, decidió hacerle pagar, llevándosela con él para su ejército.

6. El chupacabras

Quizá los adultos recuerdan como por ahí del año 1995 surgió este mito mexicano contemporáneo del Chupacabras, se empezó a extender por todo el país, que su ganado tenía marcas, en ellas 2 orificios profundos que al parecer por ahí les habían extraído la sangre hasta drenársela toda. Hay personas que afirmaban haberlo visto, que tenía garras enormes y grandes colmillos, entre muchas otras versiones de cómo era, de ahí que le empezaron a llamar el chupacabras. Hay otras personas que en realidad dicen que todo fue una cortina de humo del gobierno de México para distraer la atención de otros acontecimientos que estaban pasando.

Lo que sí es un hecho es que, aunque hay supuestas evidencias de fotografías y videos con los avistamientos del chupacabras, en realidad no se logró ni una suela prueba verídica sobre su existencia.

7. Chaneques o Aluxes

Estos seres son un poco parecidos a los conocidos duendes, a diferencia de que los aluxes o chaneques son un poco más pequeños, sin llegar a rebasar el metro de estatura, estos seres se han visto en los estados de Yucatán, Veracruz y Chiapas. Los chaneques parece ser que se encargan de cuidar los sembradíos de los campesinos de las regiones descritas y aunque parecieran un poco inofensivos por esta obra que hacen, no lo son.

Los aluxes son muy traviesos y maldadosos con la gente, esto lo hacen con la intensión de que les den alimentos y agua, saliéndose con la suya, ya que la gente prefiere no meterse con ellos y que los dejen en paz.

Sin lugar a dudas es mejor tenerlos de aliados para que cuiden los cultivos, para que estos no se echen a perder. Evidentemente la agricultura es su manera de sobrevivir de estos campesinos.

8. El callejón del beso

Este es un mito que nació en el bello Guanajuato, un lugar mágico con mucha cultura y folclor, cuenta la historia que había una pareja completamente enamorada, pero el padre de la chica le prohibía ver a aquel hombre, al parecer no era del agrado del padre, a todo esto, el hombre decidió comprar la casa que estaba justamente en frente de donde vivió la chica, para tenerla cerca y poderse ver a escondidas, de hecho los balcones de ambas casas están tan cerca, que prácticamente alcanzar a darse un beso.

Por algún tiempo, los enamorados se veían a escondidas y se besaban desde el balcón, hasta que, por fin, un día llego la tragedia, el padre de la mujer, los sorprendió en el acto, este, con mucha rabia, tomo una daga que tenía y la clavo en el pecho de la hija. Su amado no tuvo de otra más que acompañarla en su agonía, hasta que dio el último aliento y falleció.

9. Nahuales

Existen cientos de historias sobre los Nahuales. Este mito mexicano es tan popular que, en todos los rincones del país, existen testimonios que aseguran sobre la existencia de estos, se dice que tienen la capacidad de transformarse en animales, entre los que destacan, coyotes, tecolotes, águilas, jaguares e incluso gatos, por alguna extraña razón, estos son los animales preferidos en los que suelen convertirse estos nahuales.

10. La diosa de la luna

Ixchel era una mujer sumamente hermosa que vivía al sur de México, era tan evidente su belleza que, había dos hombres que están completamente locos por ella, en uno de ellos se notaba a leguas la envidia que tenía por el otro, debido a que Ixchel está enamorado del otro.

El hombre que pretendía a Ixchel y que tenía una envidia acumulada, decide matar al enamorado por medio de una traición. Ixchel ante la terrible tristeza y depresión que invadió su ser, mejor decide quitarse la vida, pretendiendo acompañar a su amado en la muerte y en la eternidad.

Por alguna razón se les concede la dicha y ascienden al cielo para estar juntos, convirtiéndose en los imponentes astros que conocemos, el sol y la luna, de tal manera que pudieran estar juntos para siempre.

Podemos apreciar la belleza cultural que tiene nuestro país. A través de estos mitos cortos que les presentamos, podemos darnos cuenta que México es un lugar mágico y rico en cultura y tradiciones, con lo que debemos estar completamente orgullo de nuestro país.

Bibliografía:

DK Eyewitness Travel Guide Mexico 2015.

México viejo. México D. F.: Alianza Editorial.

Guía de seres fantásticos del México prehispánico. México D. F.: Vila. En 2014

The Major Gods of Ancient Yucatán. Washington: Dumbarton Oaks. Taube, K. (1992).