Skip to content

Una amistad peligrosa

7 junio, 2019
Una amistad peligrosa
3.8 (75%) 4 vote[s]

Ady y Merry eras muy unidas, desde pequeñas formaron una muy fuerte amistad, pasaban mucho tiempo entre juegos y risa y alguna que otra aventura, sin embargo, Merry padecía un problema de visión hereditario el cual le causaba que tuviera que rehuir de la luz, le molestaba mucho, por esta misma razón era que las pequeñas amigas tenían que quedarse a jugar dentro del hogar.

Por otro lado, había un problema entre los padres de Ady, consideraban que debería de dejar de juntarse con la pequeña Merry, es decir, jugar con otros amigos, no les parecía la idea de que siempre tuviera que estar encerrada junto con Merry dentro de la casa. Esto le ocasionaba un sentimiento de resentimiento a Merry, tenía miedo de que las separaran, ya que era la única amiga que tenía, quedarse sola era una idea que le aterrorizaba.

Cuento de terror - Una amistad peligrosa

Con el tiempo las pequeñas niñas fueron creciendo, se convirtieron en jovencitas, Merry empezó a comportarse muy posesiva, por otro lado, Ady ya iba en preparatoria, tenía nuevos amigos, planes y muchas otras cosas más.

Las chicas un día quedaron de reunirse una tarde para practicar clases de repostería en casa de Merry, llego la hora de la reunión, pero Ady nunca llego, Merry se sintió muy mal, le empezaron a pasar cientos de sentimientos negativos por la cabeza, hasta el punto de vengarse, causados por su excesiva posesión que sentía.

Unas horas más tarde, Ady le llamo por teléfono para pedirle una enorme disculpa, pues algo había surgido con sus amigos y ya no consiguió ir a la reunión como habían quedado, Merry fingiendo una actitud de comprensión, le pregunto que cuando podían retomar la clase de repostería, a lo que Ady le dijo que al día siguiente a la hora que ya habían pactado, sin saber que Merry ya tenía preparada su venganza.

Llego la hora para reunirse y Ady llevaba algunas cosas que utilizarían, sin embargo, al momento en que llego a la casa, vio la puerta abierta, por lo que decidió entrar, estaba todo a oscuras, le hizo un llamado a Merry, pero ella jamás contesto, le pareció muy raro y le dio mucho miedo, así que decidió darse media vuelta e irse de inmediato, pero cuál fue su sorpresa, al momento en que se voltio, vio de frente a Merry con una rabia en la cara, que parecía poseída, tanto así que le enterró 2 ganchos en los ojos, haciendo que al instante Ady perdiera la vista, además de susurrarle con una voz macabra “para que sientas lo que yo siento y jamás me vuelvas a dejar sola”.

Autor: Eduardo Sánchez